La Evolución del Juego Online

Aprende todo acerca de la historia de las apuestas online y cómo han evolucionado a lo largo de los años.

Actualmente, los casinos online parecen estar por todas partes, con literalmente cientos de ellos disponibles para los jugadores de todo el mundo. Pero, ¿cuánta gente conoce algo sobre la historia de esta relativamente reciente forma de entretenimiento? El primer país en reconocer el potencial de los casinos online y en regularlos fue Antigua y Barbuda, en el Caribe, que promulgó la Ley de Elaboración y Libre Comercio de 1994. Esto permitió que los casinos se instalasen en su territorio y ofreciesen servicios de apuestas al resto de países.

Sin embargo, antes de que alguien pudiese jugar en estos casinos, hubo que desarrollar juegos y un buen número de compañías de software surgieron con ese propósito. Un caso destacable es el de Microgaming, que empezó en 1994 y aún continúa fuerte en la actualidad. Ya disponen de 600 juegos, empleados por muchos de los casinos más importantes, y su número no deja de crecer todo el tiempo. El hecho de que Microgaming fuese uno de los pioneros del juego online les ha servido para mantenerse en lo más alto de la industria.

A menudo se piensa que el primer casino online fue InterCasino, con 888 pisándole los talones. Pero dado que cuando ambos empezaron a operar mucho después de que se desarrollasen las normas para este tipo de sitios, no está claro si sus reclamos son ciertos. Un competidor más probable por el título de primer casino online es Gaming Club, un sitio operado por el propio Microgaming que aún sigue en activo.

Siguiendo el éxito de Antigua y Barbuda, muchos otros territorios comenzaron a desarrollar sus propias licencias. En 1996, el territorio canadiense mohawk de Kahnawake promulgó reyes que regulaban los casinos online que operasen fuera de sus tierras. Resultó ser una decisión exitosa y muchos casinos y sitios de apuestas deportivas disponen hoy de licencias de apuestas de Kahnawake, especialmente aquellos que buscan atraer a los jugadores americanos. Entre otros lugares que también emiten licencias se incluyen Gibraltar, Malta, las Islas del Canal, Curasao y Chipre.

En un par de años desde el lanzamiento de Gaming Club, ya existía todo un surtido de casinos online que generaron unos 843 millones de dólares de beneficios durante 1998. Sin embargo, los límites tecnológicos impedían que muchos jugadores potenciales pudieran unirse. El principal problema eran aquellas viejas conexiones de marcación telefónica y muchas personas no querían descargar software antes de jugar. El desarrollo de la banda ancha ha cambiado todo esto y hoy en día los casinos pueden ofrecer juegos de calidad que funcionan perfectamente sin necesidad de que el jugador tenga que descargar ningún software en su computadora. Las redes móviles también se han transformado en los últimos cinco años, con el correspondiente crecimiento de los casinos que permiten a sus clientes jugar desde sus teléfonos o tabletas.

Algunos de los corredores de apuestas principales y de las compañías que ofrecían servicios de apuestas telefónicas se dieron cuenta rápidamente de la oportunidad, se mudaron a la red y abrieron casinos, salas de póker y sitios de apuestas deportivas. Entre estos se incluye Intertops, que nació en 1983 como compañía de apuestas telefónicas. Actualmente disponen de uno de los sitios online más importantes, ofreciendo más de 4000 apuestas deportivas cada día a clientes de unos 180 países.

Los sitios de póker resultaron ser un poco más problemáticos al principio, dado que conectar a todos los jugadores no estaba al alcance de las conexiones de marcación telefónica. El primer sitio de póker online, Poker Planet, nunca consiguió echar raíces y no fue hasta la década del 2000 cuando sitios como PokerStarts, Party Poker o Paradise Poker comenzaron a establecerse. Party Poker tuvo tanto éxito que su compañía madre se lanzó en la Bolsa de Valores de Londres en 2005, pero desde entonces han perdido volumen de negocio al ser apartados del mercado americano debido a las cuestiones legales a las que se enfrentaron todas las compañías de apuestas aquel año.

Aquel fue el año en que el gobierno estadounidense decidió prohibir todas las apuestas online que no estuviesen basadas en Estados Unidos. Un tribunal dictaminó que esta ley no podía sostenerse, pero para ese entonces había mucha confusión acerca de lo que era legal o lo que no lo era, de modo que muchos operadores simplemente abandonaron Estados Unidos para ponerse a salvo. De hecho, no se ha juzgado nunca a nadie por proporcionar servicios de apuestas a los ciudadanos estadounidenses y, hoy en día, cada vez más gente expresa la opinión de que estos servicios deberían recibirse con los brazos abiertos y los beneficios que producen deberían ponerse en las arcas del gobierno.

Otros países han legalizado y regulado totalmente las apuestas online, incluyendo la Unión Europea y Sudáfrica. Sin embargo, no todos los vientos soplan a favor de los casinos, dado que en el 2010 se prohibió en Rusia cualquier tipo de apuesta online.

La industria está madurando, con importantes casinos presentes en varias bolsas de valores de todo el mundo y una mayor aceptación de que se trata simplemente de otra forma de entretenimiento que ha llegado para quedarse. Los daños o estafas potenciales se reducen enormemente cuando se aplican reglas sólidas.

El crecimiento de las apuestas online también ha obligado a los casinos tradicionales a renovarse para que los clientes sigan pasando a través de sus puertas. Se han invertido miles de millones, desde Las Vegas hasta Londres, pasando por Macao, para ofrecer a los jugadores de casino más posibilidades para que puedan disfrutar sus juegos preferidos.

Sí! Quiero saber sobre los bonos exclusivos, promociones, y noticias.